¿Es perverso el corazón de los creyentes?

Preguntas

Por muchos años yo creí que aunque había sido perdonado todavía mi corazón era perverso e indigno de confianza. Yo sabía que había sido perdonado, pero todavía tenía inclinaciones hacia pensamientos pecaminosos, actitudes y aún acciones.

La realidad es que el corazón de los creyentes no es perverso. Si creemos a esta mentira estaremos actuando desde una creencia equivocada. Actuaremos de tal forma que demostraremos lo que creemos. Ese es un principio de la psique humana.

Con frecuencia escucho predicadores decir que en el fondo del corazón todavía somos perversos. Ellos hablan de la depravada del hombre como si la cruz no significa nada en nuestra vida.

La realidad es que Jesucristo es un salvador mucho más grande de lo que muchos de nosotros nos imaginamos. Lo que él hizo trajo un cambio dentro de nosotros, y para muchos es sorprendente descubrir la verdad en relación a este asunto.

¿De dónde nace esta idea de que “el corazón del hombre es perverso”?

Es muy probable que lo hayas escuchado muchas veces de diferentes personas, que eso está en el Antiguo Testamento especialmente en el libro de Jeremías.

Jeremías 17:9

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

Notaste la fuente que cite para probar lo que ellos están diciendo. Ellos están citando el Antiguo Testamento – el viejo pacto.

Aunque la Biblia fue escrita para nosotros y es útil para nuestro estudio y crecimiento espiritual, no cada palabra que se encuentra en ella aplica a los creyentes en el nuevo pacto.

Es vitalmente importante dividir bien la Palabra de Verdad. Esto significa que tenemos que usar la reglas correctas de interpretación. El campo de estudio que considera este asunto es la hermenéutica.

La Hermenéutica es el campo de la teología que trata con la interpretación correcta de la Escritura, de una manera que asegura la honestidad intelectual. Hay muchos principios fundamentales para entender la Biblia correctamente.

Uno de los principios principales es “el contexto”. Esto significa que todo pasaje que lees en la Biblia, debe ser considerado haciéndote las siguientes preguntas:

  1. ¿Quién escribe o habla?
  2. ¿Cuando estaban hablando o escribiendo?
  3. ¿A quien le estaba hablando o escribiendo?
  4. ¿Cuan era su intención en el momento?
  5. ¿Bajo qué condiciones dieron ellos su mensaje?

Cuando lees algo en la Palabra que fue escrito antes de que el Nuevo Pacto fuera ratificado en la cruz, debes interpretarlo a la luz de que ese mensaje fue dado para los que vivían bajo la ley. Por supuesto que podemos aprender del Antiguo Testamento, pero debemos mantener presente que nosotros no vivimos bajo el antiguo pacto.

Nosotros vivimos bajo las condiciones del nuevo pacto, que fue inaugurado en la cruz, cuando Jesucristo derramó Su sangre en lugar de nosotros. Esta es la clave que te ayudará a evitar malos entendimientos de la Biblia: “Toda la Biblia fue escrita para tu beneficio, pero no todo lo que se escribió está dirigido a ti”.

La declaración de Jeremías acerca del corazón era verdad para las personas a quien el les hablo. Era un pueblo que estaba bajo el viejo pacto, que todavía no habían tenido el privilegio de experimentar la obra consumada de la cruz de Cristo.

Sin embargo, el Dios de Gracia, prometió que Él iba a hacer algo sobre ese problema.

Luego de la caída del hombre en el huerto, el problema del hombre se convirtió en un asunto del corazón. Por causa del pecado el corazón de toda la humanidad fue afectado. Lo que se necesitaba era un reemplazo de corazón. Esta es la razón por la cual siglos antes de Jesucristo venir, Dios prometió Su solución para tratar con la raíz del problema.

Ezequiel 36:25-27

Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.

26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

Esta profecía se declaró 600 años antes de Jesucristo, y anticipa lo que el Padre haría a través de la persona y la obra de Su Hijo. Allí se declaró la limpieza espiritual que el Señor haría a través de su muerte, la cual se cumplió en el perdón, justificación y mucho más. Además, vemos que Dios prometió “un nuevo corazón”.

El quitaría el corazón de piedra, duro, y depravado y lo reemplazaría con un nuevo corazón obediente. Para asegurar que este cambio resultará en la dirección deseada, Dios dijo que Él nos daría Su Espíritu.

Si todo esto se cumplió en Cristo, ¿será posible tener todavía un corazón perverso? ¡IMPOSIBLE!

Pablo escribió en 1 Corintios 6:17

Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.

Esta es una verdad trascendente con serias implicaciones para nuestra pregunta. Por cuanto somos “un espíritu” con Cristo, ¿cómo es posible que permanecer siendo los mismos? ¿Cómo pueden todavía tener un corazón perverso?

Las palabras de Pedro son también pertinentes en este asunto:

2 Pedro 1:4

por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;

Ser un “participante de la naturaleza divina” significa que la misma naturaleza de Dios te ha sido impartida. Esto no significa que somos dioses, sino que hemos recibido su naturaleza porque estamos unidos a El.

Por causa de tu salvación en Cristo, te ha sido impartido un nuevo corazón. Tu corazón no es perverso. Ahora, la naturaleza de Cristo te llena. Jesucristo es tu justicia.

Nunca olvides que tu no eres perverso(a). En lo más profundo de tu ser tu no eres malo(a). Ahora, por causa de la obra perfecta de la cruz de Cristo, y porque Su propia vida te ha sido impartida, tu no eres perverso.

Tu no eres malo en tu interior – tú has sido justificado hasta la partes más profundas de tu ser.

2 Corintios 5:17

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

La enseñanza de que el corazón es perverso te mantendrá en esclavitud, por causa que crees de que no puedes confiar en tu corazón. La verdad del asunto es que tu puedes confiar en el Espíritu Santo, que vive en ti. El te guiara, y continuará la obra que ha comenzado hasta que seas conforme a la imagen del Hijo.

Deja tus comentarios abajo.

  • Edna dice:

    muchas gracias por tan clara explicacion.

  • Jonathan Penafiel dice:

    amen

  • Yamila Sanchez dice:

    Gloria a Dios!!! Pienso que si todavía nos miramos desde la caída siempre nos vamos a ver incompletos, sucios, pecadores, etcétera; la vida que nos ha sido impartida es tan maravillosa que el solo deleitarme en ella me hace estar lejos pero muy lejos de lo que un día fui. Estar en el hijo y permanecer en él me hace ver cada vez más quién soy, por qué y para qué existo.

  • Alberto Fabian Aguero dice:

    Wa tremendo Tommy, cuanta verdad oro por cada enseñanza. Bendición

  • @dany dice:

    De manera que, lo que creo es lo que determina mi entendimiento y por ende, mis acciones. Si creo que tengo un corazón malo, demuestro que mi entendimiento de lo consumado en la cruz no es el correcto; como mi entendimiento no está correcto, y creo que tengo un corazón malo, operaré de acuerdo a ese entendimiento. En éste caso, pastor, nuestra oración sería: Renueva nuestro entendimiento para comprender lo que en Tí —Cristo— ya poseo, para manifestarlo una vez que lo haya entendido. Caso contrario seguiré orando constantemente por que me de un corazón nuevo.

    ¿Entendí bien ésta parte?
    Siempre es gusto agradecerle, pastor Tommy.

  • Juan Carlos Rico dice:

    Poderosa palabra liberadora, gracias pastor Tommy

  • CeCe dice:

    Pensar que durante años creí que mi corazón era perverso. Siempre excusando mi humanidad y mis errores en mi perverso corazón. Estas verdades no pueden más que abrazarse, vivirse, experimentarse, disfrutarse y transmitirse. En algún momento, en ésta vida humana que nos toca vivir, todos tienen que ser libres. Aunque nos cueste el lugar en el que nos tocó estar, aunque nos cueste el respeto de la gente. Tenemos que libertar al cautivo, al oprimido, al quebrantado. Hoy otro eslabón de la cadena de esclavitud ha sido roto en mi vida y por consiguiente en mi familia.
    Gracias Pastor Tommy. Gracias a Dios por tu vida!
    Bendecido, siempre!

  • Mmmmm dice:

    Me encanta la clase hay muchas q me faltan leer ??asi se entiende todo mejor bendiciones pastor ?

  • Juan Carlos Rico dice:

    Gracias pastor Tommy por cada enseñanza que imparte. Continuaré orando para que el Padre le siga dando entendimiento a fin de que continúe impartiendo y dando a conocer el misterio, todas esas verdades de las que habló Pablo por revelación…

  • horta777 dice:

    Gracias por este enseñanza pastor Moya yo sabía que está elección mi ministerio mi corazón Ya ya que he podido oír predicador hablar sobre el perverso corazón y nunca entendía el porqué este predicadores se lo aplica van a la iglesia cuando la iglesia tiene un corazón nuevo como tú dices y estamos juntos con él no podemos tener dos corazones a la misma vez o somos con nosotros. Pero eso es estar en esclavitud de nuevo Sabiendo que tenemos que confiar en el corazón que Dios nos Dios porque es su corazón el que nos dio no otro corazón de hombre si no fue el de el mismo.

  • Jahnny dice:

    ps. Juan de Jesus – Puerto Rico. Tremenda explicación. Hay que entender que al venir a Cristo nuestro viejo hombre murió no fue guardado en un baul y de ves en cuando sale para hacernos una mala jugada; todo cuanto eras antes desapareció. El viejo hombre murió completo y nunca mas volverá. Fuimos resucitados, nacidos de nuevo y las cosas viejas pasaron, TODAS fueron hechas nuevas;incluyendo nuestro corazón. Alabado sea Dios!

    • Tommy Moya dice:

      Asi es Pastor Juan, como dices, “al venir a Cristo nuestro viejo hombre murió no fue guardado en un baúl y de ves en cuando sale para hacernos una mala jugada; todo cuanto eras antes desapareció.

      El fundamento para esa poderosa verdad es Romanos 6:1-23.

  • Jonathan Penafiel dice:

    Asi es pastor el asunto es que nos han repetido tantas veces esta mentira que para muchos se ha vuelto una “verdad” x eso que la revelacion del Cristo impartido traspasara todo velo religioso que ciega el entendimiento de los santos…
    Cada vez que el velo se apartando somos introducidos a nuestro origen gracias pastor

  • J6830 dice:

    Dionicio Guzman. Muchas felicidades por la forma extraordinaria, en que usted logra compartir con nosotros. Cada dia son hermosas las experiencias. Gracias del alma.

  • Luis-A dice:

    Excelente explicación a un tópico que pudiera ser tema de debate en otros foros. Me gusta cómo usted nos re-dirige el pensamiento a lo que somos en Cristo, no lo que éramos en Adán. Cuando nos desenfocamos de nuestra identidad de hijos justificados nos comenzamos a ver cómo pecadores arrepentidos. Creo que una de las declaraciones más poderosas las hace el apóstol Pedro en una de sus cartas cuando nos dice que hemos sido renacidos de una simiente INCORRUPTIBLE. Esta sola declaración apostólica nos debe sacar de toda duda de la condición de nuestro corazón.

    • Tommy Moya dice:

      Afirmar continuamente quienes somos en Cristo desplaza la mentalidad religiosa y la conciencia de obras muertas para ser edificados y arraigados en amor. Es allí donde se produce la verdadera libertad y transformación de los hijos del Padre. La declaración que citas de Pedro es muy poco entendida en el mundo cristiano. Muchos creyentes saben mas de la ley que de lo que sucedio en el nuevo nacimiento por medio de la simiente incorruptible.

  • >