La Honra

Por varios años he estado muy preocupado con muchas tendencias que se están presentando en el cuerpo de Cristo que están haciendo mucho daño, y en ocasiones muy peligrosas. Una de ellas es el tema de la honra o honor.

Te comparto algunas inquietudes con la intención de provocar un dialogo. Siente la libertad en comentar al final.

El tema de una “cultura de honra es una frase muy usada en estos días en muchos grupos “no denominacionales” y «apostólicos y proféticos».

Lo que esta nueva tendencia promueve está muy lejos de lo que es la verdadera honra y respeto que enseña la Palabra. El honor que no es relacional, pero que es coaccionado, exigido y requerido debido a las medidas impías de rango/título y estatus está en completa oposición al Espíritu de Cristo. La cuestión no es la legitimidad del honor. El problema es los valores e ideales de lo que constituye el honor en un contexto de reino, y por qué, cómo, ya a quién se honra.

Las escrituras están llenas de metáforas aparentemente conflictivas, o metáforas en tensión. Cuando se trata de los ministerios de Efesios 4 y una supuesta necesidad de «honrarlos» como un elemento de una llamada cultura del honor, es importante aplicar las metáforas correctas de la manera correcta.

Pablo es el estudio de caso de ministerio más detallado que tenemos en las epístolas. Su vocación primaria era la de apóstol, aunque él funcionó diversamente, así como el resto de nosotros puede y debe. Podemos ver metáforas en conflicto en el trabajo que desempeñaba en su ministerio y cómo se relacionan con el tema del honor.

El estatus de Pablo como creyente en el Señor y como miembro del Cuerpo de Cristo es: amado, querido, favorecido, sentado con Cristo, un vaso elegido, un miembro del sacerdocio real, y así sucesivamente. Estos describen a Pablo como un creyente en relación con el Señor y el cuerpo de Cristo, la iglesia.

Éstos tratan con el lugar de Pablo en el corazón de Dios y de la comunidad de los santos, y son precisos: él es un hijo amado para Padre, un hermano dotado con dones, compañero de trabajo y coheredero con Cristo y los santos. El viejo dicho es cierto: «¡Dios no hace porquerías!» Pablo era valioso, como nosotros también lo somos.

Sin embargo . . .

Los términos auto descriptivos de Pablo son muy diferentes de los anteriores y son incómodos para que una cultura impulsada por la autoestima como la nuestra la acepte.

Se describe a sí mismo como el primero de los pecadores:

1 Timoteo 1:15

Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

Pablo también se consideraba como un “abortivo” (nacido fuera de tiempo), el más pequeño de todos los santos, y el término más común para sí mismo, un esclavo.

Estas metáforas se relacionan con el ego de Pablo – su estimación de sí mismo en el servicio y la expresión del ministerio. No hay ninguna indicación en ninguna en el vocabulario de Pablo, en ninguna parte, en ningún momento, de una demanda, reclamo o derecho a ningún privilegio, estatus o honor (Aun cuando defiende su llamado contra los Corintios y Gálatas: su jactancia es en lo que Cristo ha hecho en él, ellos podían recibirlo o rechazarlo). En esto él es como nuestro Señor que tomó la forma de un esclavo. («sirviente» es demasiado débil).

En su mundo, ser esclavo era un acto de deshonra, no de honor. La esclavitud era una forma de muerte social. La persona esclava perdía todo el estatus social que antes tenían o podían aspirar. Se les privaba de la libertad de decisión y se les obligaba a tener solidaridad de perspectiva con el propietario de los esclavos.

Esto, amados estudiantes, es la descripción de Pablo de sí mismo y su «ministerio apostólico». No hay nada «honorable» al respecto. Verdaderamente, Pablo no era suyo. Era propiedad de Dios. Él existe para los propósitos de Dios como un esclavo. También tú y yo.

No nos atrevamos a confundir o aplicar erróneamente estas dos metáforas claramente diferentes al considerar el tema del honor.

Esclavitud Apostólica

Debido a que el ministerio del apóstol es el más evidente en el Nuevo Testamento, veamos su período de tiempo con respecto a lo que era un apóstol y cómo estas tensiones metafóricas se aplican a cualquiera de los ministerios de Efesios 4, tanto en aquel tiempo como ahora.

Un apóstol en el mundo antiguo era simplemente alguien enviado a hacer negocios en nombre de otra persona, el que enviaba generalmente era alguien dentro de la élite de la clase alta, el ejército o el gobierno. La palabra originalmente no tenía ninguna asociación con nada religioso o espiritual. Tampoco tenía ninguna relación con ningún aspecto de autoridad, de gobierno o de posición jerárquica, por razón de ser un «apóstol» con privilegios. Esa idea habría sido incomprensible para Pablo o para cualquiera que lo oyera.

Apóstol significa simplemente alguien seleccionado para «ir» en sumisión a otro, para cumplir una tarea asignada. Nada más y nada menos. Eso es todo. No se debe agregar otras cosas al término. Es en este sentido que Pablo apropiadamente transfiere el término a una aplicación del reino que es tan buena hoy como lo fue para ellos en el primer siglo. Lo que hemos hecho al término, las inferencias y suposiciones que le hemos impuesto en base en nuestra visión del mundo y los asuntos de la iglesia, es otra historia.

Viajar en el mundo antiguo era peligroso y algo que las personas no elegían a la ligera, especialmente si llevaba artículos de valor o algo importante. El riesgo de ataque, asesinato, robo, etc., a manos de bandidos era muy real. La persona enviada –“el apóstol”- generalmente no tenía elección en cuanto a su tarea. El apóstol era seleccionado y comisionado para lo que podría ser una asignación desagradable y tal vez peligrosa. (Esto coincide perfectamente con el Apóstol de nuestra profesión, así como la descripción de Pablo de su propio llamado y ministerio).

El elegido para ir a menudo sería el esclavo que se podía sacrificar, el menos valioso, el que un amo podría permitirse perder. El punto es, usted no pone lo más preciado en riesgo excesivo si puede evitarlo. Esto también se alinea perfectamente con la descripción de Pablo. Desde la perspectiva de nuestro Padre, en Pablo, Él envió un precioso, muy valorado, atesorado, el mejor de lo mejor, «alguien de valor en el reino». Desde la autoestima de Pablo y la perspectiva del mundo, es la otra metáfora.

Apóstol no era un título para una posición de liderazgo de alto estatus. En el primer siglo, cuando se decía «apóstol» nadie pensaría en un gerente, dueño, jefe ejecutivo, o alguien sentado en la cima de una jerarquía de pirámide religiosa. Pensarían en lava platos y o peor. En su mundo, los pies eran considerados el miembro más sucio del cuerpo. En nuestro mundo, normalmente asociaríamos la mayor impureza con las funciones del cuarto de baño y los órganos asociados. Lavar los pies no era sólo una «cosa humilde agradable» que hacer. Era humillarse a lo más bajo de lo bajo, lo más bajo, la expresión más humillante de servicio disponible en su mundo. En el aposento alto vemos el modelo de apostolado de Jesús (ministerio). Cómo se convierte en rango y privilegio por las mentes religiosas creativas, es una maniobra no fácil de explicar.

Apóstol no era un reclamo de alto estatus o autoridad, sino una reclamación de bajo estatus y capacidad de sacrificar. Cuando le sumaba la frese «de Cristo» al termino de apóstol, esto comunicaba los negocios y autoridad bajo la cual el apóstol estaba funcionando, y enfatizaba la metáfora de esclavo. Un esclavo no escoge lo que quiere hacer. Un esclavo hace las tareas difíciles, las desagradables que nadie más quiere hacer.

Contrario a la norma aparente en muchos lugares en estos días, ser apóstol (y por extensión cualquiera de los ministerios de Efesios 4) es convertirse en un estado prescindible, bajo y expuesto al ridículo y la inseguridad en esta vida. Cristo y Pablo:

1 Corintios 4:9

Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres.

1 Corintios 4:10

Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, más vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, más vosotros fuertes; vosotros honorables, más nosotros despreciados.

Conclusión:

Muchos de los que se proclaman apóstoles y profetas (así como los otros 4 dones) exigen que sean tratados con honor, como una supuesta manera de enseñar a las personas a aprender el respeto en una cultura de honor. Este honor auto-aclamado por lo general se acumula en favores, privilegios, uso obligatorio de títulos honoríficos para la persona que exige el honor. En casos extremos cruza la línea a idolatría y seguidores que no pueden cuestionar absolutamente nada. Esto es contrario tanto al espíritu como a la letra del Nuevo Testamento, así como al Espíritu de Cristo. No hay lugar para ello en la iglesia.

Nunca encontrarás un apóstol, profeta, evangelista, pastor-maestro haciendo una declaración como ésta en ninguna parte de la Escritura:

Debes honrarme porque. . . (llena con un calificador de la opción: llamado, educación, unción, dones de milagros, don de enseñanza, el etc.)

El honor en la familia de Dios nunca debe ser unidireccional, en la jerarquía, hacia aquellos que reclaman o exigen privilegios para sí mismos. Los que exigen honor o honra, son descalificados del mismo honor que ellos reclaman. Así lo dice el libro de Proverbios:

Proverbios 27:2

Alábete el extraño, y no tu propia boca;
El ajeno, y no los labios tuyos.

Una de las acusaciones contra el establecimiento religioso de los días de Jesús fue su demanda de honor y los privilegios asociados con él. No ha cambiado mucho.

Somos llamados a honrar a todos: todos los seres humanos, porque todos portamos la imagen de Dios (esto incluye a los incrédulos), los menos honorables, los ancianos que sirven bien, y unos a otros en la familia de Dios como herederos, y así sucesivamente.

Este tema no termina aquí.

¿Qué preguntas te provoca esta temática?

¿Que abusos has visto o estás viendo en relación con este asunto de la honra y el honor?

Mis Apuntes
Oprime aquí para escribir tus notas...

 

  • Mmmmm dice:

    Me gusta ya es de madurar pero 🤔 siempre hay unos allí.que supuestamente son maduros un día le dije a uno hola pastor 😱 y me dijo Yo soy apóstol para la próxima 🙄😂😂 por favor 😮😮😂😂 bueno donde me congrego aunque supuesta no son tan maduros esto lo manejamos bien todos. predicadores o pastores o mejor hermanos y me gusta esta aclaración 👏👏👏 me gusta CV aquí se dice exactamente cómo es sin velos (sin anestesia)😇😇😌

  • Jonathan Penafiel dice:

    Amen esta mas que claro; y creo que el problema radica en todo un sistema global que opera de manera jerarquica en todos los ámbitos de la vida , entonces cuando son bautizados a la vida del Cuerpo hay un desconocer total de parte de los que imparten el crecimiento a los santos; que en Cristo no se crece en la vida que hemos recibido jerarquicamente sino funcionalmente en depencia total el uno del otro

  • Luis-A dice:

    Este es un artículo totalmente retante a la prepotencia ministerial que muchos distorsionadamente han desarrollado. Muchos han tomado las gracias ministeriales que Efesios menciona y las han convertido en rangos jerárquicos, y esto los a llevado al abuso.

  • anaeli dice:

    Cierto, es muy importante y necesario entender este concepto entre los ministros de la iglesia, es algo nuevo para mi. Me llama la atencion lo de incluir a los incredulos pero es cierto, ellos tambien son portadores de la imagen de Dios.

  • cmolina dice:

    Este es un tema que realmente debemos de conocer muy bien a la luz de la escritura, para saber enseñarlo, pues hay lugares que la demanda de honra es tanto que parece que mas bien que se honra mas al Ministro y no a Dios, me gusta mucho el cierre de esta primer parte:

    «Somos llamados a honrar a todos: todos los seres humanos, porque todos portamos la imagen de Dios (esto incluye a los incrédulos)» bajo este entendimiento considero que es entonces donde Pablo escribe uno de los textos usados al hablar de honra 1 Timoteo 5:17

    En nuestra ciudad se dio un caso con un Pastor conocido nuestro, pues el queria estar bajo la cobertura de un Ministerio reconocido y durante años estuvo muy cerca de ellos, asistiendo a sus convocatorias, eventos y todo, pues al paso de los años cuando establece un poco de relación y se da cuenta de la cantidad económica de honra para el cumpleaños del Apostol por parte de sus hijos espirituales, sin exagerar estuvo a punto de darle un infarto, pues invertir años para buscar la cobertura y encontrar esta información le fue un duro golpe

    • Tommy Moya dice:

      Carlos mucho han despertado a esa triste realidad y quedan profundamente lastimados y desilusionados. Hay mucha necesidad de esta enseñanza la cual estamos trabajando para beneficio de la CV y la iglesia en general.

  • >